Soledad y exclusión social de las personas mayores

Soledad de personas mayores en exclusión social

La soledad y exclusión social de las personas mayores son dos fenómenos relacionados entre sí. Casi dos millones de personas mayores viven solas en España, un contexto que plantea la necesidad de nuevas narrativas que generen una percepción más positiva de las personas mayores de 65 años y basada en los derechos humanos.

El pasado 25 de octubre, Amigos de los Mayores participó en el seminario Exclusión social de las personas mayores. Retos y consideraciones sobre la desventaja multidimensional en el envejecimiento, organizado por la plataforma ROSEnet European Policy, una confluencia de 170 miembros de más de 40 países con el objetivo de abordar la exclusión social entre las personas mayores de Europa.
 

Exclusión social, soledad y envejecimiento

La jornada se centró en el estudio de los procesos de exclusión social de las personas mayores y en cómo sus distintas manifestaciones se interrelacionan durante el envejecimiento, extrayendo así las conclusiones siguientes:

  • La exclusión social tiene características y particularidades diferenciales durante el envejecimiento. La soledad y el aislamiento son parte importante de esta.
  • La exclusión social es multidimensional y multinivel. Resultados en materia de exclusión que afectan un ámbito determinado de la vida de una persona mayor (como sería la vivencia de soledad no deseada) pueden incidir o potenciar un proceso de exclusión más global, el cual afectara a otros ámbitos vitales de la persona, como el económico o la participación cívica.
  • Para construir Ciudades Amigables es importante tener en cuenta los aspectos emocionales de estas, incluida la soledad no deseada.
  • En los centros residenciales se pueden vivir varios tipos de exclusión social, entre ellos la exclusión simbólica, la relacional y la cívica. Es necesario trabajar un discurso basado en los derechos para revertir esta situación, vinculándolo con los derechos de ciudadanía, por ejemplo.
  • Es importante promover la evaluación de impacto y el retorno social de los distintos proyectos y políticas vinculadas a la exclusión social de las personas mayores. Se debe reivindicar con datos la importancia de invertir en inclusión social.
  • Soledad y pobreza se relacionan entre sí, según la encuesta europea Share. Podemos reducir el sentimiento de soledad si invertimos en mejorar las condiciones de vida de las personas mayores.
  • El turismo es un factor a tener en cuenta, ya que incide en la exclusión de las personas grandes que viven en barrios o municipios turísticos. La pérdida de redes vecinales o el comercio de proximidad son otros riesgos.

 

El barrio donde se habita y el acceso a recursos, especialmente de salud, son fundamentales para entender la exclusión social durante la vejez. En este sentido, están surgiendo herramientas de diagnóstico que, en forma de mapas de distribución espacial de oportunidades, buscan reflejar las diferencias y desigualdades entre barrios en relación a las oportunidades de participación que tienen las personas mayores que viven en estos. Entre los retos de futuro se encuentran el profundizar en el papel de la digitalización y/o la relación entre el sinhogarismo y la exclusión social.

Compartir

Artículos relacionados